A todos nos encantan los contenidos, los tenemos en twitter, Facebook, YouTube, Tik Tok… Pero no es cuestión de sentarte y ponerte a pensar qué contenidos puede hacer tu marca, necesitas crear una verdadera estrategia de marca para hacer de tu contenido un éxito y posicionarte bien en el mercado

Si quieres alcanzar el Top Of Mind de tus clientes potenciales y que no solo compren tus productos, sino que además atraerás, gracias al contenido, a más gente: lectores, interesados en el producto que vendes, curiosos que buscaban información en el blog, etc. 

5 claves para crear una estrategia de Content Marketing

1. Cuenta la historia de tu marca

El mejor comienzo de tu estrategia tiene que ser contar quién eres. En Cervezas La Virgen decidieron hacerlo con un spot “cutre a propósito” para darse a conocer con un mensaje sencillo y humorístico: el spot era cutre porque se habían gastado todo el presupuesto en birra.

Así se cuenta una historia, una empresa que dedica todo el presupuesto de marketing a mejorar su producto, y no a hacer publicidad. Tu cliente percibe que no eres como los demás, y encima le entretienes con una historia, un formato que ha perdurado durante miles de años (y que aún es efectivo).

¿Qué mejor manera de empezar a crear contenido que contando quién eres y por qué lo haces?

2. Hazle sentir especial

Nadie tiene un único modelo de cliente, hay públicos cuyo fuerte es la seguridad que le da tu producto, otros que buscan la diferencia de precio, otros directamente se decantan por el servicio postventa. 

Cuando tu cliente es tan diverso, no puedes darles un contenido único. Debes crear diferentes líneas de contenido para cada público y tener en cuenta qué necesita para decidirse a comprar. Por ejemplo, tu empresa tiene clientes que valoran mucho la calidad de tu producto, con ellos puedes ofrecer un vídeo mostrando del proceso de fabricación de tu producto y los componentes del mismo; así refuerzas su idea y los comprometes más. 

Si tu público recibe justo el contenido que activa sus emociones, ya has ganado el 90% de su sí. Recuerda que los seres humanos tomamos decisiones emocionales que justificamos racionalmente

3. El gancho emocional

Si hay anuncios que recordamos con cariño es por ese gancho emocional que tenían. El marketing de contenidos no puede ser distinto, aunque no es un multiusos, seamos sensatos. 

Si tus contenidos son siempre emocionales, el consumidor necesitará más y más cada vez. Tienes que darle un respiro, diversificar, trabajar estratégicamente los ganchos y adecuarlos al contexto. Por ejemplo, días clave que están sobreexplotados (día de la mujer, día del niño, día de la lucha contra el cáncer) difícilmente vas a llamar la atención. Sin embargo, siempre puedes aprovechar un día concreto, un suceso, para posicionar tu marca de una manera social y disruptiva

4. Valores de marca

Un imprescindible. Tu contenido es tu manera de comunicar, y ésta tiene que ser acorde a tus valores. Si bien es cierto que el humor vende, si no eres una marca joven y atrevida igual no es tu fuerte. Hay marcas serias que trabajan su contenido aferrándose a valores como la seguridad (Volvo), la astucia (Rastreator), no tienes que ir a por valores muy competidos; analiza tu cultura interna y pregúntate cuál es el valor que te define, el siguiente paso es comunicarlo.

Busca la mejor manera de integrar tus valores en tu estrategia de contenidos. Dando especial énfasis a ese valor diferencial que nadie más tiene, o que tú tienes más nadie.

5. Escribir para el medio

Cada medio merece un momento de parar y romperse la cabeza para hacer más efectivo el mensaje. Obviamente, habrá un mensaje central, un concepto que debe transmitirse sin cambios; pero el medio requerirá de una narrativa esencialmente visual (Instagram, TikTok, YouTube), texto puro y duro (Twitter, Web) o un híbrido (Facebook, Mail). 

Si optimizas el contenido al medio, el cliente percibe mejor el mensaje (y disfruta la creatividad de la adaptación). Recuerda, tener un martillo no convierte a todo lo demás en clavos. 

No hay estrategia de contenidos sin estrategia de marketing

Como diseñar una estrategia de marketing de contenidos
La estrategia de contenidos forma parte de la estrategia de marketing global.

Es cierto que con las prisas, los cambios rápidos y la tremenda incertidumbre que afecta a este sector en concreto es realmente difícil planificar a largo plazo, pero el marketing de contenidos es una parte de tu comunicación y debe integrarse en el plan de marketing global. Una vez lo tengas, desarrolla tu estrategia de contenidos. 

La mejor manera de empezar es:

  • Plantear tus objetivos estratégicos. Sea informar, atraer nuevos clientes o fidelizar a los existentes, hay que poner sobre la mesa cuál es la meta. 
  • Define tu público objetivo. Necesitas segmentar por públicos, intereses, tipos de contenido, etapa del funnel… Conoce a tu público. 
  • Selecciona el formato y los contenidos. Webinars, infografías, mailing, vídeo de youtube, ebooks, apps… El límite está en tu imaginación.  
  • Adapta tu contenido al medio. Tu medio tiene unas condiciones y una forma orgánica de interactuar. No cuentes historias en instagram, el núcleo es la foto: habla a través de ella. 
  • Medir, medir y medir. Medición de resultados, ver cómo de ambiciosos hemos sido y si hemos alcanzado lo esperado. 

Para qué vas a ladrar tú pudiendo comprar un perro guardián. 

Aunque parezca que no tenemos nada que contar, toda marca tiene una historia, unos valores y grandes oportunidades de crear contenidos que enganchen a nuestra audiencia (solo hay que ver la variedad de influencers que existen). 

Confiar en una agencia que pueda descubrirte aquellas oportunidades que son difíciles de ver puede ser clave para catapultar el engagement y triunfar en tu mercado.

¿Te ha gustado el artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…