‘Desde cuándo se paga por leer los periódicos en España’ puede ser uno de los términos de búsqueda en Google que te haya traído hasta este post. Si te indigna pagar por consumir noticias y quieres saber cómo leer noticias gratis y no pagar una suscripción, sigue leyendo.

En un contexto actual, donde la información está considerada como primera necesidad, una gran parte de la sociedad española considera que los medios de comunicación deberían de ofrecer la totalidad de su contenido de forma gratuita. Sin embargo, cabe reflexionar sobre el trasfondo de ese ‘insight’.

“Yo soy como usted. No quiero pagar por leer. No seamos hipócritas, que después de dos décadas navegando ‘full ahead’ por internet vengan ahora los popes de la comunicación a decirnos que tenemos que rascarnos el bolsillo es un sindiós. Ya pagamos Netflix, HBO, la hipoteca, el agua y el recibo de la contribución.

Y ahora alguien ha decidido que hay que pagar por algo que veníamos haciendo gratis total”. Cito estas líneas extractadas de un artículo que hablaba del valor de la información online y el por qué casi la totalidad de los periódicos digitales están apostando por la modalidad de suscripción.

El Netflix de la información

Como todo sector que da el paso a la digitalización completa, los medios de comunicación online llevan años vertebrando un sistema de suscripción que permita paliar la pérdida considerable de venta de la edición impresa.

Lo mismo ocurrió cuando el sector audiovisual potenció la creación de plataformas de distribución de contenidos como Netflix o HBO. Al principio, el usuario se resistía a pagar por algo que hasta el momento había conseguido de forma gratuita (y todo sea dicho, también ilegal). De forma progresiva, se dejó de consumir contenido de plataformas piratas como eMule y SeriesYonkis, y la sociedad se concienció de la relevancia de la propiedad intelectual.

A día de hoy, si sumamos los usuarios de las plataformas de Netflix, HBO, Amazon Prime Video, Movistar+, Vodafone y Orange, en España hay 23,1 millones de espectadores. Esto significa 10 millones de hogares, es decir, el 53,8% del total, según datos extraídos de un informe de abril de Barlovento Comunicación.

Lejos quedan los datos de los suscriptores de la información de pago. Si a eso le sumamos que los ingresos por venta de ejemplares en papel continúan registrando una tendencia a la baja, el panorama es crítico. Según datos de la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD), en septiembre de 2019 los seis diarios españoles de mayor tirada tuvieron una difusión similar a la que el diario El País registró individualmente hace doce años: 435.083 ejemplares.

Y la crisis mundial por el coronavirus Covid-19 acentúa esta caída. Con las evidencias de los expertos de que el virus puede permanecer en objetos durante al menos unas horas, el papel se enfrenta, de nuevo, a una travesía por el desierto. Por todo ello, la información online es la alternativa más sostenible para que los periódicos puedan mantener su estructura, sin depender exclusivamente de la publicidad.

Al igual que ocurrió con el sector audiovisual, de forma progresiva, la sociedad debe tomar conciencia de la importancia del contenido de pago. Contra los bulos y las ‘fake news‘, está el periodismo profesional que contrasta información y genera noticias de calidad.

La generación del ocio

Parece razonable que si se pagaba, de media, 1,30€ por el periódico diario impreso, se pague por leer ese mismo contenido en versión digital. Si seguimos la analogía con lo que un lector podía invertir en la compra del periódico diario al mes, sumaría unos 50€ (teniendo en cuenta los suplementos de fines de semana). Ahora, por 12€/mes máximo tienes el mismo ‘producto’.

Es necesario que la sociedad tome conciencia (de verdad) de la importancia del buen periodismo, como la tomó con la propiedad intelectual y las webs de descargas piratas. Cierto es que no es el mismo caso, pero en su filosofía sí.

Si queremos un producto de calidad, hay que apostar por el reconocimiento de los profesionales que hay detrás de él.

Si queremos un producto de calidad, hay que apostar por el reconocimiento de los profesionales que hay detrás de él. En el caso del audiovisual; guionistas, productores, etc, en el de la información: periodistas, infografistas, analistas, etc.

Como millenial que camina hacia los 30 veo a las generaciones posteriores con preocupación. Es difícil encontrar a alguien que lea periódicos, cuando las redes sociales ocupan más de cinco horas de media diarias en los menores de 25 años. A los nacidos entre 2000 y 2010, los expertos le llaman Generación Z y T y los clasifican como personas creativas, impacientes e hiperconectados.

Así que, ojalá ninguno de ellos haya llegado hasta este post buscando cómo leer periódicos gratis y no pagar una suscripción, ya que sin duda, el futuro pasa porque se conciencien de que ante la ignorancia solo hay una clave: la información.

¿Ya estás pensando en llamarnos?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…